lunes, 1 de agosto de 2016

PREDICA - ¿SE PUEDE CRECER EN LA FE A TRAVES DE LAS CRISIS?

Texto: Rut 1:1-20

Introducción: Toda buena familia tiene sus crisis, y no debemos suponer anticipadamente que una crisis es necesariamente una experiencia negativa, sino más bien una parte esencial de la dinámica propia de una familia que crece, que tiene vida. Las crisis siempre traen consigo pequeños y grandes cambios en la vida de la familia.


Muchas familias, al darse cuenta de estos cambios piden ayuda, tratan de readaptarse, hacer el duelo correspondiente y enriquecerse con la experiencia que les ha tocado vivir. Otras en cambio, sufren una especie de “parálisis” que no les permite hablar del tema ni pedir ayuda. Los silencios largos causan daños mayores, rupturas y enfermedades.

No quiero negar que en estos tiempos de crisis se experimenta fuertes y profundos dolores, ni que tal vez estés atravesando ahora mismo un valle de lágrimas y desesperanza. Lo que quiero decir es que hoy tenemos la oportunidad de dejar de ver solo el lado malo, o encontrar la parte buena de estas crisis. Quienes determinan qué sentido darles y qué provecho quitarles a las crisis, somos nosotros mismos, por medio de las actitudes, la determinación, las decisiones y el enfoque con el que las enfrentamos, según aceptemos o no la ayuda del creador.

Debemos entender es que las verdades poderosas no vienen de esta tierra, ni de la sabiduría de los hombres, sino del cielo y de la boca del mismo Dios por medio de la revelación de su palabra.
Entonces, la clave para hacer frente a una crisis familiar de cualquier naturaleza, está en como enfrentarlas y como adaptarse a la nueva realidad que tienen por delante.

Por difícil que parezca, la crisis es un instrumento que Dios usa para intervenir en nuestras vidas, guiándonos a su voluntad cuando reaccionamos de la manera correcta ante ella.
Ya que la crisis nos toca a todos en algún momento, es necesario estar preparados. Están de acuerdo conmigo que después de pasar las crisis, nuestra fe en Dios se hizo más fuerte. Verdad?

La respuesta a la pregunta planteada (título) es un contundente Si.!!,  Pero, Cómo?

En el libro de Rut se narra la historia de una familia que pasó por muchas crisis, la forma como las enfrentaron nos sirve de enseñanza y nos llena de mucha esperanza al ver como Dios al final cumple un propósito con ellos. Veamos como..

1. Reconociendo, aceptando la crisis.   v.1-5

a. Escases, Crisis económica v.1-2 “En el tiempo en que los caudillos gobernaban el país, hubo allí una época de hambre. Entonces un hombre de Belén de Judá emigró a la tierra de Moab, junto con su esposa y sus dos hijos. 2 El hombre se llamaba Elimélec, su esposa se llamaba Noemí y sus dos hijos, Majlón y Quilión, todos ellos efrateos, de Belén de Judá. Cuando llegaron a la tierra de Moab, se quedaron a vivir allí.”

El libro de los jueces se refiere a este tiempo y nos relata la triste historia de cómo el pueblo de Israel rechazó y abandonó a Dios. Cuando ellos se apartaron de Dios, fueron juzgados y Dios les mandó a esclavitud, o el enemigo los venció. Entonces, en su dolor, ellos clamaron a Dios. Y en su gracia,

Dios les mandó jueces a guiarlos. Sin embargo dice la palabra.
• Cada uno hacía lo que bien le parecía, todos siguieron esa corriente. Como diciendo “¡Nadie tiene derecho de decirme a mí lo que debo hacer!”
• Como acabamos de leer, el juicio de Dios ha traído una severa sequía sobre la tierra.

El nombre de Elimélec quiere decir: Dios es Rey. Una cosa es tener un buen nombre, y otra cosa es vivir conforme a ese buen nombre. Es un tiempo de hambre en la tierra de Israel, Elimélec, su esposa y dos hijos, salieron para la tierra de Moab buscando una vida mejor. (esta era una tierra de idólatras, enemigos de los Israelitas, pero, en este tiempo había paz entre ellos) Pero como Judío piadoso, Elimélec debería haber confiado en JEHOVÁ quedándose en su tierra como sus vecinos habían hecho. Al salir para Moab, Elimélec se desvió de la Voluntad de Dios.
Esta familia salió de su ciudad natal porque estaba atravesando una crisis económica.
Aprendimos como enfrentar este tipo de crisis, “ Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.” Filipenses 4:12.

La esposa de Elimélec, es Noemí. Su nombre significa agradable o simpática. Yo creo que era una persona positiva, que siempre podía ver lo mejor en la vida. Hay muchos cristianos que actúan de esa forma. Tal cristiano vive victorioso a pesar de las circunstancias. No siempre está contando sus miserias; al contrario, está alabando a Dios por lo que tiene.
En Cristo lo tenemos todo, su gracia es suficiente. Debemos aprender a vivir confiando en Dios. Juan 10:10b dice Jesucristo, “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” Si creemos en esto, la crisis económica deja de serlo en nosotros, porque, tenemos una vida abundante en Cristo. El Señor nos da la fuerza suficiente para luchar, el poder que recibimos en nuestra unión con Jesucristo es suficiente para hacer su voluntad y enfrentar los desafíos que surgen al comprometernos en realizarla.

b. Problemas familiares v.3-4 “3 Pero murió Elimélec, esposo de Noemí, y ella se quedó sola con sus dos hijos. 4 Éstos se casaron con mujeres moabitas, la una llamada Orfa y la otra Rut. Después de haber vivido allí unos diez años”

La adversidad la visitó a Noemí en tierra extraña dejándola sin marido, a la merced de sus hijos varones, El hecho de quedarse viuda de por si en esta cultura ya era un problema, sin embargo sus hijos varones era su consuelo. Pero sus hijos se equivocan al casarse con mujeres moabitas. Ellos no tenían el derecho de casarse con las moabitas. Era prohibido por la ley Mosaica, pero se equivocaron porque no estaban en comunión con Dios. En la tierra extranjera habían caído en la idolatría. Ya no creían en el Dios de sus antepasados. La pérdida de su padre el vivir en una ciudad sin principios de Dios posiblemente les llevó a tomar esas decisiones. Y es que la crisis que significa también ruptura y decisión, hace evidente lo que está en mi interior, lo que Yo soy en verdad, las crisis nos pueden hundir o levantar. Las crisis familiares nos deben servir para unir no para separar.

Las crisis familiares son producto de la falta de comunicación, aislamiento, desinterés, indiferencia, violencia familiar. Todo va cambiando, dentro de ese cambio debemos aprender a cambiar nosotros a veces nos cuesta ver la realidad desde la óptica de nuestros hijos si Yo quiero educar a mis hijos de la forma como me educaron mis padres, Yo fui criado en la época del silencio, cuando decían Ud. Se calla la boca usted es menor ahora si le dice a su hijo adolescente eso, El le dice y porque? Y si no callábamos levantaban la mano y nos estampaban una buena bofetada, ahora si hace lo mismo se va tener que aguantar una denuncia en la comisaria y hasta la cárcel.

Los tiempos cambiaron, pero lo que no debe cambiar son los principios básicos de relación de la familia, y sobre todo los principios de Dios. El amor a Dios, “Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor.  Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca; escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades.” Deuteronomio. 6:4-9.

Los valores son elementos que se transmiten de generación a generación, de familia a familia, de padre a hijo. Son más que enseñanzas, son convicciones que se enseñan y modelan. Los valores son principios, enseñanzas, convicciones y verdades que no se imponen, sino que se enseñan para ser adoptados. Nunca es tarde para aprender.
La familia no puede aguantar la presión del mundo, y las crisis que traen los problemas familiares, a menos que regrese a la estructura original y reconozca la necesidad de ser fiel a las enseñanzas de Dios para la familia.
Regresando a nuestra historia, Noemí tiene que enfrentar un dolor aún más grande.

c. Enfermedad- Muerte v. 5  “murieron también Majlón y Quilión, y Noemí se quedó viuda y sin hijos.”
Han pasado 10 años luego de la salida de Belén, ¡mueren los dos hombres jóvenes y dejan (contando a Noemí) tres viudas! El autor nos deja con la boca abierta: ¿Cómo murieron los tres hombres en tan poco tiempo? ¿Enfermedad? El nombre de Majlón significa “enfermizo”, Quelión  significa “agotamiento” o “depresión”. Los Judios solían poner los nombres a los hijos de acuerdo a su forma de ser. Seguramente antes de su muerte atravesaron una crisis debido a su enfermedad.

Se rompe el equilibrio en la crisis. Las crisis nos sirven para mirar la capacidad que tenemos. Cuanto estamos en capacidad de soportar. Hemos escuchado frases como estas “se muere el abuelo y Yo me muero con El” se murió el abuelo, se olvidaron del abuelo y no se murió nadie, y no era porque no lo querían. Hay capacidad interna para salir delante de.. hasta cuando, esta es la respuesta!!
"No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana, pero fiel es Dios que no os dejará ser probados más de lo que podáis resistir, sino que también juntamente con la prueba, dará la salida para que podáis soportar" 1ª Corintios 10:13

Aprendimos que la enfermedad es parte de la vida para que se evidencie la obra de Dios en nosotros. Podemos enfrentar las enfermedades y la muerte dependiendo de Dios, en comunión con Dios, orando y confiando en Él. El tiene el control de todo y lo va a resolver según su voluntad no la nuestra.

La historia continúa y nos muestra a estas mujeres recuperándose del shock que produjeron la muerte de sus esposos, las mujeres comienzan a realizar planes para hacerle frente a la vida. Sus recursos debían ser pocos y sus opciones limitadas. Llegan las noticias de que la situación económica de Judá ha mejorado. Nohemí enfrentó, aceptó las diferentes crisis y es el momento de tomar decisiones.

2. Tomando decisiones oportunas y sabias.  v. 6-18
“Noemí regresó de la tierra de Moab con sus dos nueras, porque allí se enteró de que el SEÑOR había acudido en ayuda de su pueblo al proveerle de alimento. 7 Salió, pues, con sus dos nueras del lugar donde había vivido, y juntas emprendieron el camino que las llevaría hasta la tierra de Judá. 8 Entonces Noemí les dijo a sus dos nueras: ¡Miren, vuelva cada una a la casa de su madre! Que el SEÑOR las trate a ustedes con el mismo amor y lealtad que ustedes han mostrado con los que murieron y conmigo. 9 Que el SEÑOR les conceda hallar seguridad en un nuevo hogar, al lado de un nuevo esposo. Luego las besó. Pero ellas, deshechas en llanto, alzaron la voz 10 y exclamaron: ¡No! Nosotras volveremos contigo a tu pueblo. 11¡Vuelvan a su casa, hijas mías! insistió Noemí. ¿Para qué se van a ir conmigo? ¿Acaso voy a tener más hijos que pudieran casarse con ustedes? 12 ¡Vuelvan a su casa, hijas mías! ¡Váyanse! Yo soy demasiado vieja para volver a casarme. Aun si abrigara esa esperanza, y esta misma noche me casara y llegara a tener hijos, 13 ¿los esperarían ustedes hasta que crecieran? ¿Y por ellos se quedarían sin casarse? ¡No, hijas mías! Mi amargura es mayor que la de ustedes; ¡la mano del SEÑOR se ha levantado contra mí! 14 Una vez más alzaron la voz, deshechas en llanto. Luego Orfa se despidió de su suegra con un beso, pero Rut se aferró a ella. 15 Mira dijo Noemí, tu cuñada se vuelve a su pueblo y a sus dioses. Vuélvete con ella. 16 Pero Rut respondió: ¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! »Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios.17 Moriré donde tú mueras, y allí seré sepultada. ¡Que me castigue el SEÑOR con toda severidad si me separa de ti algo que no sea la muerte! 18 Al ver Noemí que Rut estaba tan decidida a acompañarla, no le insistió más.

a.- No podemos quedarnos estancados por las crisis 
Ahora tomar la decisión correcta era difícil, me quedo o me regreso, Cuando recibe noticias de que Dios ha provisto alimento para su pueblo, decide regresar e identificarse una vez más con el pueblo de Dios. Digo difícil porque, en su regreso, Noemí sabía que lo que le esperaba era simplemente NADA, porque una mujer viuda y sin hijos varones, quedaba totalmente sola, o a merced de algún familiar. Esta verdad podría haberla estancado en medio de su dolor y simplemente pudo haber dicho no voy a ser nada, quiero morirme.

El peor enemigo de la verdad de Dios, es mi propia verdad. Esa verdad contaminada que está formada por un conjunto de ideas preconcebidas y pensamientos que llevan a conformar una mentalidad, que a su vez, termina convirtiéndose en una fortaleza mental. Entonces, la crisis exponen que tan equivocados podemos estar en nuestra propia verdad, y qué tan lejos podemos estar de una verdadera relación con Dios y de su verdad.

Permítanme ilustrar lo que acabo de decir: una mujer que de pequeña fue abusada por un hombre, digamos su padrastro o un tío, y que con el correr de los años proyecta ese mismo dolor buscando como pareja a otro hombre abusador y golpeador, terminará diciendo: ”todos los hombres son iguales”. Su verdad acerca de los hombres ha siso contaminada por los hechos del pasado. Una persona que haya tenido una mala experiencia en una iglesia, o quizá con algún líder o pastor, posiblemente termine diciendo o pensando: “las iglesias está llenas de gente hipócrita y son todas iguales”,

¿Hasta que punto una verdad contaminada por hechos del pasado, están deteniendo o estancando tu hoy y ahora y el cumplimiento del propósito de Dios en tu vida.?. Ciertas afirmaciones como “yo pienso” o “yo siempre digo”, no son otra cosa sino la manifestación real de alguien que está lleno de una verdad parcial, contaminada por hechos y experiencias. Las crisis pueden ser de gran ayuda para descontaminarnos de nuestras propias verdades, de nuestras propias palabras, y cambiarlas lo que “yo digo” por lo que Dios dice, Dios hace y Dios puede, y de esta manera yo ser uno con Dios.

Necesitamos conocer la palabra de Dios, leerla, entenderla aplicarla. “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libre” Juan 8:32. Entonces la mujer abusada cuando conoce la verdad de Dios entiende que no todos los hombres son malos.
Como vemos Noemí tomó una decisión, pero también sus  nueras tuvieron que tomar una decisión, Orfa decidió volver a su pueblo y Rut se quedó con su suegra. La respuesta de Rut es usada por muchas novias, hasta han recitado estos versículos en sus bodas como poesía, y no han faltado músicos que les han dado una melodía para ser cantados. Se ha llamado el voto más bello del mundo, de valor para novios y entre amigos, casi pasando por alto, o tal vez ignorando, que originalmente fue pronunciado por una nuera para su suegra. Que hermoso, cuantas madres aquí desean una nuera así.

Las crisis sirven para crecer, la crisis más que separarnos nos deben unir, si estamos desunidos la crisis se agranda. En las crisis la familia debe estar unida para poder enfrentarlas.
Por eso..

b.- Las decisiones que tomemos hoy determinan si podremos superar las crisis, o por el contrario complicarlas
Hace muchos años, Dios llevó a un misionero a predicar su palabra en Africa. Una mañana mientras conducía sufrió un terrible accidente y su camioneta volcó quedando completamente destruída. Como consecuencia de esto, perdió una de sus piernas. En medio del dolor y la angustia, decidió que no dejaría de ser fiel a Dios y a su propósito por causa de no tener una pierna. Pasaron los años y cierto día llegó a predicarle a una tribu completamente salvaje. Los integrantes de esa tribu eran caníbales y decidieron comerse a este hombre blanco cortándolo vivo. Ya estando atado de pies y de manos, mientras toda la tribu estaba reunida alrededor de lo que sería su cena, el encargado de cortar con un hacha, alzo su mano y tiró el primer corte, justo sobre la pierna ortopédica. Todos se asombraron de que no salió sangre y de que el hombre no gritó ni se retorció del dolor. Así que pensaron que era un dios, al cual había que temer y no comerse. Eso trajo como consecuencia la conversión absoluta y total de toda la tribu.

La decisión de este misionero produjo luego la conversión de toda una tribu al cristianismo. Veamos en nuestra historia que produjo la decisión de Nohemí y de Rut.

3. Aprendiendo a vivir en el poder de Cristo

a.- Permita que le guíe Dios “19 Entonces las dos mujeres siguieron caminando hasta llegar a Belén. Apenas llegaron, hubo gran conmoción en todo el pueblo a causa de ellas. ¿No es ésta Noemí? se preguntaban las mujeres del pueblo. Ya no me llamen Noemí repuso ella. Llámenme Mara, porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura.”v..19-20,
Si los esposos hubieran estado vivos, no les habrían permitido tal riesgo; pero ellas estaban solas, tenían que ir y fueron. ¿Qué comerían en el viaje? ¿Dónde dormirían? ¿Cuántos días les llevaría caminar esta ruta, cruzando montañas, valles, ríos y llanuras desérticas, y al paso de la que ya era anciana?. Nuevamente el autor no incluye en su narración estos detalles. Pero se ve con toda claridad que llegaron (v. 19). Entre líneas uno lee que el invisible pero todopoderoso Dios de Israel las había protegido.

Nosotros debemos decirle al Señor “Señor, hazme conocer tus caminos; muéstrame tus sendas.” Salmos 25:4

Cabe aclarar que el sentido de la palabra “Mara”, como “amarga” o “amargura”, es ligeramente diferente que el sentido común que le damos a ese vocablo. Algunas traducciones dicen que “amarga” se refiera a las experiencias de la vida que le han tocado a Noemí y no a la actitud o espíritu que ella demuestra. Trae heridas (cicatrizadas tal vez) y trae resignación ante lo que, en el momento, interpreta como la fuerte mano del Todopoderoso. Pero no muestra una amargura que denota rebelión o incredulidad. La problemática de la muerte y el vacío la ha vivido y la vive aún; pero no abandona su fe en Dios el Señor Todopoderoso (v. 21).

La vida de estas dos mujeres empieza a cambiar en el capítulo 2 Rut nuevamente obedeciendo a su suegra va a los campos a cosechar y de una forma “milagrosa” conoce a Boos, que resulta ser pariente de  Elimélec, y logra llamar su atención. Miren como.
“Rut se inclinó hacia la tierra, se postró sobre su rostro y exclamó: ¿Cómo es que le he caído tan bien a usted, hasta el punto de fijarse en mí, siendo sólo una extranjera? 11Ya me han contado le respondió Booz todo lo que has hecho por tu suegra desde que murió tu esposo; cómo dejaste padre y madre, y la tierra donde naciste, y viniste a vivir con un pueblo que antes no conocías.” Rut.2:10-11
Lo que a primera vista puede parecer una casualidad muchas veces es la providencia de Dios, brindándonos oportunidades para tomar nuevos caminos que son como la luz de la aurora que aumenta hasta que el día es perfecto.

(Lucas 14:26) “Si alguno viene a mí y no sacrifica el amor a su padre y a su madre, a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, y aun a su propia *vida, no puede ser mi discípulo.27 Y el que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo.”
“Porque en el día de la aflicción él me resguardará en su morada; al amparo de su tabernáculo me protegerá, y me pondrá en alto, sobre una roca.” Salmos 27: 5
Boos es su pariente redentor quien al final compra las tierras de su difunto esposo. El pariente cercano y redentor es un cuadro del Señor Jesucristo. El es nuestro redentor. Por eso, se usa la palabra redención en el Nuevo Testamento. La redención significa pagar un precio para que el redimido sea completamente libre. “fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.” NVI 1 Corintios 6:20.

“Despreciado y rechazado por los hombres, varón de dolores, hecho para el sufrimiento. Todos evitaban mirarlo; fue despreciado, y no lo estimamos. 4 Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. 5 El fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.” Isaías, 53:3-5
Entendí que Jesús es varón experimentado en quebranto, entendí que Jesús es varón experimentado en crisis, en rechazo, en abuso, en injusticia, en menosprecio, en tragedias, en pérdidas, en angustia, en traición, en abandono, en soledad y en todo tipo de sufrimientos, no obtuvo su experiencia solo por llevar y atravesar todo esto, sino por su capacidad de restaurar y volver a darle sentido y valor a todos los que un día pasamos por ese proceso llamado “crisis”

No existe circunstancia alguna de tu pasado, tu presente o tu futuro que Jesús no haya experimentado y vivido. Muchas personas se refieren a dios diciendo o pensando: “ Si Dios es tan justo y bueno, ¿por qué permitió esto? Pero ignoran que Jesús sufrió y experimentó todo el quebranto y el máximo nivel de tormento físico, mental y espiritual que un hombre o una mujer pueda atravesar en esta tierra, al mismo tiempo que experimentó el quebranto, el dolor y la injusticia de todos los hombres y mujeres del pasado, del presente y del futuro; por tanto, nadie podrá comprenderte mejor en tiempos de crisis. Si se trata de crisis, Jesús tiene la suficiente experiencia y la autoridad,  para consolar tu corazón, sanar toda herida y escribir una nueva historia en tu vida y en tus generaciones.
La cruz es el recuerdo constante de su amor y la señal más clara, en tiempos difíciles, no existe nadie más calificado que Jesús, el varón experimentado en quebranto, para hablarle a las crisis y decirles: “Consumado es”
Entonces..

b.- Ponga las situaciones difíciles en manos de Dios,
 “Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes.” Jeremias 33:3

c.- Espere en el tiempo de Dios para resolver las crisis. 
“Confía en el SEÑOR de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.” Proverbios 3:5
El señor tenía un propósito con Rut, miremos cual.
“ Así que Booz tomó a Rut y se casó con ella. Cuando se unieron, el SEÑOR le concedió quedar embarazada, de modo que tuvo un hijo. 14 Las mujeres le decían a Noemí: «¡Alabado sea el SEÑOR, que no te ha dejado hoy sin un redentor! ¡Que llegue a tener renombre en Israel! 15 Este niño renovará tu vida y te sustentará en la vejez, porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama y es para ti mejor que siete hijos.» 16 Noemí tomó al niño, lo puso en su regazo y se encargó de criarlo. 17 Las vecinas decían: «¡Noemí ha tenido un hijo!» Y lo llamaron Obed. Éste fue el padre de Isaí, padre de David”.  Rut 4:13-17


Sugerencias prácticas para enfrentar las crisis.

Crea en Dios con toda su fe, con todas sus fuerzas, con toda su alma.
Resuelva aceptar los cambios inevitables que producen las crisis.
Inmediatamente admita que no está capacitado para manejar todas las crisis que tendrá en su vida.
Sinceramente reconozca que es lo que está controlando su vida. Depresión, Inseguridad, tristeza, etc.
Identifique las personas con quien puede tener cercanía y haga relaciones fuertes, busque con quien compartir, abra su corazón.
Sea un siervo que obedece la palabra de Dios.

Conclusión. Las crisis en nuestra vida y en nuestras familias, son pruebas de nuestra fe para que confiemos y dependamos más de Dios y menos de nosotros mismos. Cuando Dios está presente en cada prueba, podemos experimentar también Su Amor en medio de los problemas. Es a través de las crisis que podemos crecer en nuestra fe.

Galo Viteri


Síguenos:

siguenos en facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario